México

Nuevo Aeropuerto Internacional de México

Ineco forma parte del consorcio internacional que se encarga de la supervisión de las obras del edificio terminal, centro de transporte intermodal y torre de control del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM), que tendrá capacidad para atender a 125 millones de pasajeros, lo que supone más del triple de su tráfico actual. Se trata de una de las obras aeroportuarias más relevantes del mundo.

El consorcio internacional lo forman Ineco, otra firma española, una estadounidense y un socio mexicano. Asentado sobre el lecho del antiguo lago Texcoco, el nuevo aeropuerto NAICM dispondrá en su máxima expansión de hasta seis pistas de triple operación simultánea con una capacidad de 170 operaciones/hora. Las nuevas instalaciones contarán con un edificio terminal multinivel de aproximadamente 743.000 m2 que, en el futuro, se ampliará con otra nueva terminal.

El contrato, adjudicado en septiembre de 2016, incluye la supervisión técnica y administrativa de construcción para el edificio terminal, la torre de control del nuevo aeropuerto, de 90 metros de altura, un centro de transporte terrestre intermodal con una superficie aproximada de 130.000 m2 y el principal de acceso terrestre, con una longitud de unos 6 km. Por su parte, el diseño arquitectónico del edificio terminal y de la torre de control estará a cargo de los arquitectos Fernando Romero y Foster + Partners, y se inspira en la tradición y los símbolos nacionales mexicanos, como el águila y la serpiente.

Durante 2017, se ha avanzado en los trabajos para la estabilización del terreno, así como la construcción del edificio terminal, del centro de transporte terrestre y de la torre de control.

El gobierno de la República de México invertirá en la primera etapa del proyecto 8.500 millones de euros. El nuevo aeropuerto estará ubicado a escasa distancia del actual y ocupará una superficie de 5.000 hectáreas, situadas al este de Ciudad de México. En su primera etapa tendrá capacidad para recibir hasta 68 millones de pasajeros cada año y en su máximo desarrollo llegará hasta los 125 millones de pasajeros, más del triple que el aeropuerto actual. Contará con 95 posiciones de contacto para el acceso a las aeronaves desde el edificio terminal y 68 puertas de embarque remotas. El acceso se garantizará mediante una red completamente nueva de autopistas y también se construirá un centro de transporte terrestre intermodal.

Otros proyectos aeronáuticos